20 de mayo de 2014

Nike de Delos. 550-540 a.C.






Las representaciones más antiguas de Niké que  conocemos se fechan en los años centrales del S. VI a.C. y la presentan como una mensajera alada,  en actitud dinámica, de carrera.  Buen ejemplo de ello es la  conocida Niké de Delos (Museo Nacional de Atenas, NM 21) (fig. 1), un monumento votivo erigido en el templo de Ártemis en Delos,  exhumado en 1887[1]. Su inscripción dedicatoria menciona como su autor  al escultor Archermos de Chios. Según Radet[2], Archermos era un escultor que regentaba un taller familiar en la isla de Chios y fue el primero en  trasladar a la escultura un prototipo originario de Asia y conocido ampliamente en la pintura vascular desde  la primera mitad del S. VI a.C.  La  representación muestra a una joven coronada ataviada como una Kore, con el cabello largo  y trenzado cayendo sobre los hombros. Su actitud ligera se expresa mediante un procedimiento muy habitual en el arte griego arcaico, la llamada carrera de rodilla, una postura forzada en extremo  que consiste en flexionar ambas rodillas (una de ellas  tocando el suelo) y distanciar los brazos, también flexionados, del cuerpo, de tal manera que se produce la impresión de movimiento veloz, en forma de aspa. La estatua ha perdido las alas, que estarían desplegadas y  que probablemente presentarían un perfil curvilíneo a la manera pérsica (como es habitual en otras representaciones conservadas de este período).




[1] Radet, G. "L´invention du type archaïque de la Niké volante",  Comptes-rendus des séances de la Académie des Inscriptions et Belles-Lettres, Año 52, n.4, 1908 pp.221-236.
[2] El prototipo originario de Asia hay que buscarlo en la Potnia Theron. Radet (1908): 226 y ss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario